Chile, Candidato Presidencial Humanista

Tomás Hirsch, Juntos Podemos MÁS!

Jueves 20 de octubre de 2005, por Enrique Amigo

El Chile que nos venden se cayó, ¿por qué después de 20 años se dan cuenta que las cosas funcionan solo para unos pocos?.
Los Chilenos y Chilenas el próximo 11 de diciembre deciden su futuro inmediato.
Ahora existe una alternativa Humanista!

(Transcripción completa: Debate Presidencial Chile 2005 CNN y Canal 13).

Tomás, Juntos podemos MÁS!

DELINCUENCIA

Glenda Umaña (GU), periodista de CNN: Un fenómeno que ha acompañado la prosperidad económica de Chile en los últimos años es la inseguridad en las ciudades con el aumento de los asaltos y otros hechos delictivos, para ustedes ¿Cuál es la causa de este problema y cómo piensan enfrentarlo? Comienza el señor Tomás Hirsch, tiene un minuto para responder.

Tomás Hirsch (TH): Muchas gracias, muy buenas noches. Creo que es muy acertado preguntarse por la causa, porque eso es lo que yo he echado de menos en todos estos años en Chile, he escuchado a los demás candidatos prometer todo tipo de medidas represivas, aumento de cárceles, aumento de policías, bajar la edad, ya no se sabe hasta qué edad... hasta a los 10 años, 8 años, porque alguien se roba un saca punta. Yo creo que hoy día hay que averiguar las causas y las causas fundamentales son el modelo económico que hay en Chile, un modelo económico que ha sido fantástico para el 5%, un modelo que ha postergado las necesidades sociales, las demandas de salud, de educación, de trabajo digno, de sueldos adecuados, por supuesto que va generando violencia y esa violencia también se traduce en delincuencia. Además en Chile se validó la violencia, la violencia de la dictadura, y la delincuencia de la gente que se quedó con las empresas de todos los chilenos, con más de 7 mil millones de dólares. Tenemos que ir a las causas y así lo vamos a poder resolver.

GU: A corto plazo ¿qué propone usted?

TH: En primer lugar, tenemos que tener un plan de emergencia, equidad social, eso significa mejorar las posibilidades de ingreso del trabajo de los jóvenes, en segundo lugar, generar espacios para que participen verdaderamente. Por cierto tenemos que reforzar el sistema judicial, pero no se trata con más carabineros, se trata con mayor justicia en el país.

GU: Señora Bachelet, tenemos sus palabras

Michelle Bachelet (MB): Efectivamente, hay un problema que preocupa a los ciudadanos que es el de la delincuencia y esto tiene que ver con un problema de oportunidades en el país. La delincuencia aumenta cuando hemos tenido desempleo, maltrato, abandono, falta de posibilidades. Es por eso que el planteamiento va por un lado por entregar medidas de mano firme contra la delincuencia, de manera de no permitir que el delito se transforme en un oficio a través de la primera es la vencida, a través de más carabineros, más de 1.500 por año, más 500 policías nuevos, pero a la vez, haciéndome cargo de este otro fenómeno que es cómo se reproduce la delincuencia y por lo tanto a través de prevención social, más recursos para que los muchachos no deserten de los colegios, lucha contra la drogadicción y empleo especial para los jóvenes vulnerables.

GU: A la persona que está en su casa y que acaba de ocurrir un asalto, qué le dice usted.

MB: A esas personas, lo primero... una... yo voy a hacer un ministerio de seguridad pública que va a permitir coordinar las respuestas de las policías de inmediato. Segundo, vamos a tener una unidad especial de apoyo para que pueda acompañarlos en todos sus trámites y poder realmente resolver los temas del asalto.

GU: Sebastián Piñera, tiene usted la palabra.

Sebastián Piñera (SP): Muy buenas noches. En primer lugar, el problema es real y angustia la vida de millones de chilenos y lo cierto es que estamos perdiendo esta batalla por paliza, hoy día tenemos el doble de delitos que cuando asumió este gobierno y es el mundo al revés. La gente honesta no tiene ni justicia ni tranquilidad, los delincuentes ni castigo ni vergüenza. Tenemos que poner el mundo al derecho y para eso se requieren dos manos: una mano firme y una mano acogedora y una cabeza que las coordine con inteligencia. La mano firme: 12 mil carabineros más y una justicia que haga justicia, proteja a los inocentes y castigue a los delincuentes. La mano acogedora, darse cuenta de las causas de la pobreza, de la delincuencia que es la pobreza, la droga, el alcohol, la destrucción de la familia, la deserción escolar, la falta de empleo.

GU: ¿Qué pasa con las cárceles que están sobrepobladas?

SP: Hoy día tenemos cárceles que permiten 26 mil reclusos y están sobrepobladas porque tenemos 40 mil.

GU: ¿Cómo lo piensa solucionar?

SP: Con un plan que está en marcha de construir 10 nuevas cárceles, cuesta 280 millones de dólares y va a permitir 20 mil reclusos más, pero va a ser cárcel de alta seguridad para que no se escapen los presos, pero al mismo tiempo con posibilidades de rehabilitación y de trabajo para que cuando salgan se reintegren a la sociedad y no se transformen en delincuentes de por vida y profesionales.

GU: ¿Cuál es su posición señor Lavín?

Joaquín Lavín (JL): Yo tengo aquí el carné de Roberto Araneda, tiene un orificio, porque este carné en su pecho el otro día le salvó la vida cuando una banda asaltó su pequeño negocio en San Ramón. ¿Por qué digo esto? Porque hay miles de estos casos, aquí hay demasiado mano blanda, los delincuentes se ríen de nosotros ¡hasta cuando! Mano dura por fin, yo digo. Sí Ricardo Lagos, él con todo lo que la gente lo respeta, él no ha sido mano dura frente a la delincuencia, no creo que lo vaya a ser Michelle Bachelet, no creo. La concertación ya no lo fue, llevan 16 años, lo único que hizo la delincuencia fue subir, yo pregunto ¿por qué tratan de ridiculizar mis ideas? a las mujeres de Chile ¿dónde prefieren que esté el violador de Reñaca, en una cárcel isla en el sur dónde no se pueda escapar o en la cárcel de Valparaíso donde se arranca y estuvo 15 días aterrorizando a una población completa.

GU: ¿Cuáles son sus ideas?

JL: Carabineros ya, recontratemos cinco mil carabineros en retiro, están en sus casas, traigámoslos, 15 años para los reincidentes sin libertad provisional y cárcel isla a los violadores, a los pedófilos, a los homicidas, a los narcotraficantes y nunca jamás un indulto para los narcotraficantes como se ha hecho estos años.

DESIGUALDAD SOCIAL

Constanza Santa María (CS): Hablemos de desigualdad, Chile está hoy entre los 10 países que tienen peor distribución del ingreso, junto a naciones como Nigeria y Zimbabwe. Todos coincidimos en que es una vergüenza nacional, quiero saber si ustedes llegan a La Moneda, una medida que van a tomar para enfrentar este tema, quiero que me digan una la más importante ¿cuánto les va a costar y cómo la van a financiar?

MB: No hay una sola medida primero, porque no hay una sola desigualdad, las desigualdades son varias, hay una que es la desigualdad del ingreso y sin duda ahí hay que crear más empleo dar más oportunidad a las mujeres y a los jóvenes que son los que tienen más desempleo. Pero además tenemos otras desigualdades en el país y no debemos nunca olvidarlas, es la desigualdad de las oportunidades entre regiones y Santiago, es la desigualdad de las posibilidades entre hombres y mujeres, es la desigualdad de los pueblos originarios de poder tener una participación más integrada en nuestra sociedad, y por lo tanto, el plan de igualdad de oportunidades es un plan mucho más allá del de una sola medida, implica también apoyar a las Pymes para que puedan tener más posibilidades de generar más empleo y desarrollarse, implica también poder tener unas pensiones adecuadas y dignas porque la vejez también merece ser una vida más digna y más decente y menos desigual porque la desigualdad y los riesgos también se distribuyen desigualmente.

CS: Señora Bachelet usted va a tener que priorizar, tiene solamente cuatro años, quiero saber ¿cuál va a ser la primera medida, la que va a tomar el 12 de marzo cuando asuma, cuánto le va a costar y cómo la va a financiar?

MB: La primera medida que voy a tomar va a ser la reforma a la previsión, voy a elevar las pensiones mínimas, a través de un reajuste extraordinario y voy además a dar la pensión asistencial como un derecho universal y eso me va a costar aproximadamente 180 millones de dólares.

JL: La medida más importante Constanza para reducir la desigualdad es dar trabajo, pero yo quiero decir una cosa, está terminando el gobierno de Presidente Lagos, lo felicitan las reinas, los reyes, los empresarios, incluso dicen el presidente de los empresarios dijo ’mis empresarios aman al Presidente Lagos’, el Presidente Lagos nos debe estar viendo, yo le quiero preguntar Presidente ¿si yo hubiera sido elegido hace cinco años atrás, fue voto a voto y ahora terminara mi gobierno? y me dijeran Joaquín, sí pero el desempleo ¿qué pasó?, no. Están los mismos 600 mil cesantes ¿y la delincuencia qué pasó?, no, se duplicó y la desigualdad social, tú dijiste que íbamos a crecer con igualdad, no sabe que los obispos dicen que son escandalosas las desigualdades, aumentaron, me daría vergüenza. Esa es la verdad, por eso pienso que se necesita un cambio, trabajo y educación de calidad son las claves para reducir la desigualdad social en Chile.

CS: Señor Lavín, pero podemos ser un poquito más específicos, le pedí una medida, la que va a tomar primero, para atacar lo que usted está diciendo ¿cuánto le va a costar y cómo la va a financiar?

JL: Lo primero, darle trabajo en marzo del año 2006 en un plan de emergencia a los 600 mil cesantes, va acostar 30 millones de dólares y para darles trabajos marzo y abril, llevan mucho tiempo sin trabajo.

SP: La pobreza y la desigualdad en Chile es una herida abierta, sangrante, dolorosa, pero tiene solución, hoy día tenemos tres millones de chilenos viviendo bajo la línea de la dignidad y eso es indigno y escandaloso para un país como Chile, que ya tiene 6.500 dólares de ingreso per cápita. Para derrotar la pobreza y la desigualdad se requieren dos tipos de instrumentos, los que apuntan a las causas, crear un millón de empleos para que todo chileno que quiera trabajar sepa que va a encontrar un trabajo digno y mejorar la educación y la capacitación, pero también hay que atacar las consecuencias de la pobreza, mejorar las pensiones, porque Chile es un país ingrato y cruel con sus pensionados, mejorar las asignaciones familiares y resolver el déficit de viviendas y de los allegados. Desde el punto de vista político, económico y ético no hay nada más rentable que terminar con la pobreza en Chile, y en mi gobierno, que está en nuestro programa, la vamos a derrotar en cuatro años, cuesta mil millones de dólares, y se puede hacer y lo vamos a hacer.

CS: ¿Cómo puede asegurar usted el millón de empleos que está prometiendo ahora?

SP: Para crear un millón de empleos, que es lo que requerimos, porque tenemos medio millón de cesantes y medio millón de chilenos se van a incorporar a la fuerza de trabajo, tenemos que hacer muchas cosas, aumentar la inversión, del 22% en que está estancada al 28%, algo que prometió el gobierno actual y no lo cumplió, flexibilizar la legislación laboral para crear más empleos, especialmente mujeres y estudiantes, crear definitivamente un programa de apoyo a la pequeña y mediana empresa que está absolutamente asfixiada con las deudas y aprovechar los tratados de libre comercio que son una tremenda oportunidad para Chile.

Entre camaras!

TH: A mí me parece insólito que la derecha que instaló este modelo económico en Chile, que es un modelo perverso hoy día esté planteando temas de la equidad, de generar empleo, y modificar el sistema de pensiones que ellos mismos crearon en este modelo económico. Lo siento mucho, pero no se puede resolver la inequidad que hay en Chile, no lo ha podido resolver la Concertación ni mucho menos la derecha. Necesitamos un Estado activo, un Estado que se involucre y que le garantice a su gente derechos humanos fundamentales, el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho a una vivienda, el derecho a un trabajo digno, el derecho a una pensión adecuada y a un medio ambiente no contaminado, hoy día no están garantizados en Chile. Medidas concretas se pueden hacer, yo voy a bajar los impuestos a las micro y pequeñas empresas y se los voy a aumentar a las grandes transnacionales que operan en Chile, me parte el alma recorrer el país y ver cómo esas transnacionales se roban nuestro cobre, con el que podríamos resolver los graves problemas que tenemos en Chile, el cobre debe volver a ser para los chilenos, esa es la primera medida que yo voy a tomar el día 11 de marzo.

CS: Señor Hirsch, estamos hablando que va a subir el impuesto a las mineras, usted ha estudiado ¿qué impacto tiene eso en las inversiones en nuestro país y cómo afectaría el empleo?

TH: Sí lo he estudiado muy bien, con esto de las inversiones cuidado, muy bienvenida la inversión extranjera siempre y cuando paguen impuestos, generen empleo, sean sustentables ambientalmente, porque si no queda la pregunta para qué nos sirven, para que nos vengan a asaltar, es como una panadería a la que le roban el pan, el trigo y todo lo demás, que vengan, pero que paguen impuestos como pagamos todos los chilenos, si no, no me parecen justificables.

POLITICA EXTERIOR

GU: ¿Qué cambios debería haber en las relaciones entre Estados Unidos y Chile y cómo cambiaría esto la situación de Chile ante los mercados globales?

SP: Bueno, una pequeña reflexión. Yo he dedicado mi vida a crear empleos. Y de hecho las empresas en las que me ha tocado participar hemos creado más de 50 mil empleos. Una cosa es decirlo y otra cosa es hacerlo, y ahí está la diferencia.
Respecto a la relación con Estados Unidos. Chile tiene que buscar una relación no solamente con los Estados Unidos. También con Europa; también con Asia, e integrarse al mundo desarrollado en plenitud.
Y con Estados Unidos, apurar el Tratado de Libre Comercio de Las Américas. Eso que anunció el Presidente Bush padre. Una zona de libre comercio desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Para que toda América Latina se integre en este mercado común. Y adicionalmente mantener su autonomía e independencia. Chile es un país soberano. Por ejemplo, yo creo que Chile hizo muy bien en no ir a la guerra de Irak, porque no se daban todas las condiciones, no se habían agotado todas las instancias. Pero Chile nunca debe olvidarse que es parte de América Latina. Este es nuestro continente y tenemos que mejorar las relaciones con nuestros vecinos.

GU: ¿Conviene a Chile entrar en el área de libre comercio luego de la experiencia del Mercosur?

SP: El Mercosur fue un mal tratado para Chile porque se negoció mal y porque a las pocas semanas Brasil y Argentina entraron en una crisis económica, devaluaron y perjudicaron enormemente a nuestra agricultura. Bombardeando o invadiendo con productos subsidiados y competencia desleal.
Pero el Tratado de Libre Comercio con Europa y Estados Unidos es una tremenda oportunidad para Chile, para transformarnos en un país que exporte productos con valor agregado, con tecnología, con trabajo chileno, al mundo desarrollado.

GU: Señor Hirsch ¿cuál es su opinión?

TM:
"...bajar los gastos militares ¿por qué es importante? porque tenemos otra guerra, tenemos una guerra contra la pobreza..."

TH: Lo que tiene que hacer Chile es fortalecer los vínculos con Latinoamérica. Tenemos que avanzar en la integración Latinoamericana. El tema acá no es Estados Unidos. El tema es cómo nos defendemos de Estados Unidos. Cómo nos defendemos de las bases que han ido instalando en América Latina; cómo nos defendemos de ese terrorismo de Estado que ha ido aplicando el Presidente Bush, que es francamente de un peligro para la humanidad, que eso lo estamos viendo día a día.
Tenemos que ver cómo nos integramos. Esa integración tiene que ser una integración económica, con tratados de libre comercio dentro de la región, que ayuden a que las micro y pequeñas empresas se complementen y generen valor agregado. En segundo lugar permitir el libre tránsito de las personas. Hoy día circulan los capitales. Pero las personas los pueblos se tienen que integrar; las culturas. En tercer lugar tenemos que reducir proporcionalmente los presupuestos bélicos de la región y destinar esos recursos a salud y educación. Integración latinoamericana y Chile tiene que tomar la vanguardia en ese camino.

GU: ¿Es realista tener una oposición hacia Estados Unidos? ¿Puede vivir Chile sin relaciones con Estados Unidos?

TH: Por supuesto que no. Y el pueblo chileno y el pueblo norteamericano tiene vínculos muy cercanos. Lo que pasa es que hoy día es reconocido por todos, lo acaba de decir el premio Nóbel de Literatura, francamente están en manos de un hombre muy peligroso para el planeta entero. Entonces nosotros tenemos que fortalecer los vínculos con el pueblo norteamericano pero cuidarnos de ese terrorista que es Bush.

GU: Señor Lavín, ¿cuál es su posición?

JL: Chile vive en mundo global. Para bien o para mal. Para bien, el precio del cobre. Nunca un Presidente va a tener más plata que el que va a asumir el 11 de marzo. Es el momento de pagar todas las deudas sociales. Con los pensionados, con todos los sectores postergados de la sociedad. El petróleo está muy caro. En mi gobierno llegó la hora de la clase media. Voy a bajar el impuesto a la bencina, gradualmente, para que la bencina llegue a 500 pesos.
Estados Unidos yo lo dejaría ahí. Tenemos tratado de libre comercio. El punto es América Latina, Argentina. Necesitamos más integración. No nos cumplió con el gas. Aumentaron los costos de nuestras industrias aquí, no nos cumplió con el Mercosur, nos hace trampa, nos manda productos que dicen harinilla, se clasifica así. Resulta que es harina de consumo humano, viola nuestras bandas de precio.
Y necesitamos integración en el norte chileno. Con Perú, con Bolivia. Todas las formas de integración con Bolivia. Es clave para Arica, para Iquique, para Antofagasta. Los corredores bioceánicos. Eso sí, con Bolivia, nunca ceder ni un milímetro de nuestra soberanía y de nuestro territorio.

GU: ¿Qué le diría usted entonces a las personas que están opuestas a la relación con Estados Unidos? ¿Usted está viendo a los mercados hacia el Pacífico? ¿China, Japón?

JL: Le diría que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos tiene que funcionar bien. Me preocupa la agricultura. Se le ha dado plazos para ello. Y en el futuro lo que importa ahora es el Asia Pacifico y firmar Tratados de Libre Comercio de Libre Comercio con los dos más grandes mercados del mundo: China e India. Ese es el futuro. Y que las Pymes participen de estos tratados de libre comercio, que hoy no está ocurriendo.

GU: Señora Bachelet

MB: Bueno nosotros como país hemos desarrollado una relación con Estados Unidos en el ámbito comercial, con la firma del Tratado de Libre Comercio, que nos ha abierto un montón de posibilidades y que ha permitido que nuestra economía se desarrolle adecuadamente, por lo tanto en esa línea vamos a continuar.
Por otro lado con Estados Unidos convergemos en una serie de principios y valores en términos de la defensa de la democracia, no es verdad. Del derecho internacional, de una economía libre. Yo creo que en ese sentido, en la medida que cada país mantenga su independencia, su autonomía y Chile siempre lo ha hecho y lo ha mantenido y lo mantuvimos cuando estuvimos en el Consejo de Seguridad, defendiendo la postura de chilena en contra de la guerra de Irak y en el mismo momento incluso en que estábamos en la discusión del tratado de libre comercio, Chile mantuvo su opinión, y sin duda que mantendremos la relación que corresponde.
Ahora bien, obviamente en una política exterior chilena hay otras prioridades también ¿cuáles son una relación activa con América Latina? con nuestro países vecinos; con el Asia Pacífico; con los likemind countries, que son aquellos países similares a los nuestros de los cuales podemos aprender mucho.

GU: Señora Bachelet ¿cómo afectaría, por ejemplo, la relación de Chile con el gobierno del Presidente Hugo Chávez, con Estados Unidos, desde su punto de vista?

MB: Lo primero que yo quiero decir es que el Presidente Chávez es un Presidente democráticamente electo y que ha sido reconfirmado democráticamente. Creo que es un error aquellos que consideran que el Presidente Chávez es un peligro para América Latina. Lo que es un peligro para América Latina es la pobreza, la desigualdad, la inestabilidad social, el que muchos pueblos originarios no se sientan integrados a sus sociedades.
Con Chile, con Venezuela va a tener la relación que corresponde como con todo Estado soberano, con amistad con dialogo, con cooperación, para integrarnos y resolver todos los países nuestros problemas que son comunes. Como la energía, la infraestructura, etcétera.

GRANDES EMPRESAS

CS: En los últimos años, la propiedad de muchas empresas que inciden en la vida diaria de los chilenos se han concentrado en pocas manos. Los ejemplos sobran: las AFP, las isapres, las farmacias. Quiero saber si este tema a ustedes ¿les preocupa? ¿Les parece bien? ¿mal? Y si tomarían alguna acción en caso de que lleguen a La Moneda

JL: Constanza, este tema me preocupa mucho, porque cuando hay concentración económica, hay precios más altos y se perjudica y se abusa con el consumidor. Para mí hay un punto clave en lo que ha pasado. La Concertación se olvidó de las pequeñas y medianas empresas. Cuando yo dije antes que los empresarios amaban a Ricardo Lagos, según dijo Hernán Somerville, son los grandes empresarios. Pero los que no lo aman, sin ninguna duda, son las pequeñas y medianas empresas. Aquí falta el equilibrio. Necesitamos renegociar las deudas de las pequeñas y medianas empresas; sacarlas de Dicom; (ofrecer) créditos externos, que el Banco del Estado vuelva a ser el banco la pequeña y mediana empresa, que traiga créditos externos a tasas bajas, como se endeudan los grandes en Nueva York, los traiga y los aprovechen las pequeñas y medianas. Basta de burocracia, las pequeñas y medianas empresas dan ocho de cada 10 empleos en Chile. Entonces, qué es lo que creo yo. Que hay un vacío. Le ha ido bien a las grandes, muy bien, prosperan, grandes utilidades y le ha ido muy mal a las chicas. La economía equilibrada requiere que a las chicas les vaya bien, den trabajo y empleo.

CS: Señor Lavín, llama la atención, primero que su sector, la oposición, no haya impulsado nada en este sentido. Quiero saber ¿cómo se controla, cómo se regula a las grandes empresas?

JL: Fundamentalmente, haciendo funcionar la legislación antimonopolio. Se habla, por ejemplo, que en las isapres podrían haber acuerdos. Bueno, veamos, para que no haya abusos en las isapres, defendamos a la gente. Eso tiene que hacer la institucionalidad, pero no nos olvidemos de las pequeñas y medianas empresas, porque si no, inevitablemente vamos a terminar en un modelo como el de ahora, de concentración económica.

CS: Michelle Bachelet.

MB: Yo estoy muy preocupada y no estoy preocupada en teoría. Este no es un problema que salga en los libros. Es un problema que vemos todos los días y hace pocas semanas, y yo no escuché a Joaquín Lavín decir nada ese respecto en ese momento, justamente hubo una denuncia del fiscal nacional económico en términos de la colusión de las isapres para dos cosas bastante graves: primero bajaron beneficios y segundo, subieron los precios. Es obvio que la concentración del poder se termina transformado en abusos para las personas que son quienes usan esto. A mí me llama la atención el comentario de Joaquín Lavín, porque cuando uno va a ver quiénes son los que han hecho las comisiones específicas, son los gerentes de las isapres y los gerentes de las AFP quienes han hecho su programa. Me alegra, entonces, escucharlo decir que está de acuerdo que podamos regular más, fiscalizar más y que la ley de libre competencia funcione como corresponde. Es indispensable exigir, fiscalizar y hacer cumplir la ley.

CS: Señora Bachelet, ¿nos puede decir alguna medida específica para poder controlar esto? Se ha hablado de crear un zar de la libre competencia.

MB: Efectivamente yo he planteado la necesidad de crear una instancia que pueda garantizar que la libre competencia funcione y, entre otras cosas, que el fiscal nacional económico sea elegido de una manera de elegir al mejor profesional, que garantice que sea una persona firme, que pueda realmente ser autónoma, y por lo tanto, estar libre de todo tipo de intereses y garantizarle a los ciudadanos que va a defender sus derechos como corresponde en una sociedad democrática.

CS: Muchas gracias. Tomás Hirsch.

Tomás Hirsch, Humanista

TH: La concentración que hay en Chile de la riqueza y de las empresas es un escándalo, es una vergüenza. Y francamente me parece el colmo escuchar al candidato de la derecha hoy día rasgar vestiduras sobre la concentración, cuando crearon el modelo, cuando está diseñado de ese modo y cuando se quedaron con miles de millones de dólares de empresas de todos los chilenos durante la dictadura de la que formaron parte. Entonces, cómo es posible. Y en estos 15 años de la Concertación, qué hemos visto: que profundizan, que le entregan el poder a las transnacionales, a las AFP, a las isapres. Y qué está pasando cuando recorro Chile. En todo el país me encuentro con los pequeños agricultores asfixiados, con los pequeños comerciantes quebrando, no tienen cómo competir. Tenemos que devolverle al Banco del Estado la capacidad de orientarse hacia los micro y pequeños empresarios y no dedicarse a prestarle plata a un grupo económico para que se compre otro banco, el Banco de Chile, al mismo que después protege el presidente de la república. Nosotros tenemos que orientar todo hacia la gente de trabajo. Más derechos a los trabajadores. Hoy día el derecho lo tiene el capital y los trabajadores están cada día más indefensos.

CS: Señor Hirsch, lo hemos escuchado bastantes veces durante esta noche de cambiar el modelo económico. ¿Nos puede decir en qué país ha resultado el modelo que usted propone? ¿Adónde tenemos que mirar como referentes?

TH: Tenemos que mirar al programa de gobierno que yo le presenté al país hace algunas semanas. Ese programa dice claramente cómo se resuelven los problemas que tenemos en Chile. En Chile tenemos recursos naturales excelentes, tenemos trabajadores fantásticos, que han aportado lo mejor de sí durante toda su vida al país. No tenemos que andar mirando a otro lado. Miremos en Chile. Tenemos regiones con riquezas, tenemos gente esforzada, tenemos ideas creativas y yo tengo un programa de gobierno que resuelve este problema, porque pone el énfasis allí donde está la mayor urgencia: el resolver la pobreza y la inequidad que hay en Chile.

CS: Sebastián Piñera, tiene un minuto para responder.
Bueno, dos talones de Aquiles que nos hemos heredado de la Concertación son los niveles excesivos de desigualdad. Estoy pensando en los tres millones de pobres; en la clase media, que lleva la procesión por dentro; en el pequeño y mediano campesino; en los pensionados; en las mujeres que son tan discriminadas, en los discapacitados.
Y el segundo talón de Aquiles es el exceso de concentración, en los bancos, en las AFP y las isapres. Y este problema no podemos seguir ni ignorándolo ni postergándolo. Para eso se requiere, en primer lugar, abrir las industrias para fomentar la competencia. Tener una comisión antimonopolios que funcione de verdad. Crear al defensor ciudadano, que defienda al ciudadano común y corriente de la discriminación y de los abusos de las empresas privadas y de las empresas públicas. Pero además, darle el apoyo que la pequeña y mediana empresa necesitan: sacarle la mochila de la deuda, permitirles el acceso al crédito, a la tecnología y a los mercados. Si no ponemos de pie a la pequeña y mediana empresa, la economía chilena no se va a poner en marcha ni vamos a poder derrotar el desempleo que afecta a medio millón de chilenos.

CS: Señor Piñera, usted es un gran empresario. También ha sido senador, o sea, podría haber propuesto leyes. ¿Qué ha hecho al respecto para solucionar todos estos males que está enumerando?

SP: Bueno, soy padre de familia, soy profesor universitario, soy empresario, fui senador. Cuando fui senador, de lo que más me preocupé fue de mejorar la competencia en la actividad económica, abriendo nuestra economía, eliminando barreras a la entrada para que la competencia entre las empresas apunte a lo único que interesa, a productos de mejor calidad para la gente y de menor costo. Y por eso que en esta materia avanzamos mucho, pero hemos tenido un retroceso en los últimos cinco años en materia de concentración grave y en mi gobierno vamos a recuperar el tiempo perdido.

Paz, Fuerza y Alegría
Tomás, es el Nº3 en el Tarjeton Electoral.

AMERICA LATINA
GU: Vamos ahora a la quinta pregunta y le vamos a dar la oportunidad de que se extienda un poquito más de los temas que estaban ustedes adelantando de política exterior. ¿Qué proponen para adelantar lo que es la integración con otros países de América Latina? y nos gustaría saber también ¿de llegar a la presidencia a qué país le darían ustedes prioridad, queremos específicamente que nos mencionen? Empieza el señor Tomás Hirsch.

TH: Chile tiene la gran oportunidad de ser vanguardia en la integración latinoamericana, hoy día ningún país puede resolver sólo sus problemas. Tenemos que resolverlos integrados, con el resto de los países de la región, hoy día fortalecer las regiones es la mejor defensa que podemos tener frente a esta globalización tan asfixiante que vivimos todos hoy día. ¿Qué significa integrarse a la región? tal como lo estaba explicando antes y en primer lugar: tratados de libre comercio acá, el gobierno ha mirado demasiado a Japón, Corea, Estados Unidos, Europa... está bien, también hay que avanzar en esa dirección, pero está pendiente integrarnos con América Latina, integración económica como decía antes significa que la micro pequeña empresa se vincule, genere valor agregado, vaya integrando desarrollo productivo. En segundo lugar una integración que nos permita a todos bajar los gastos militares ¿por qué es importante? porque tenemos otra guerra, tenemos una guerra contra la pobreza y en tercer lugar tenemos problemas con los pueblos originarios en todos los países del mundo, una tarea pendiente con los pueblos originarios, que todos tenemos que resolver.

GU: Señor Hirsch, nos queda debiendo ¿a qué país le daría usted prioridad?

TH: En primer lugar yo valoro enormemente la iniciativa que ha tomado Venezuela con este criterio bolivariano, me parece muy interesante, Telesur, Petrocaribe, Petrosur, son iniciativas que realmente fortalecen la región, pero claramente con Argentina, Perú y Bolivia, a mí me parece que tenemos que fortalecer la relación y avanzar mucho más en integración territorial, económica, cultural y social.

GU: Señor Piñera ¿qué propone usted?

SP: Bueno en primer lugar continuar con nuestra integración con el mundo, ya tenemos Europa, Estados Unidos, Corea, falta Japón, China e India. y lo importante es que esto se traduzca en mejor empleos, mejores salarios y mejores ingresos para el Fisco, para poder gastar más en salud, en educación, en delincuencia, pero también tenemos que mirar con mayor atención a América Latina, hemos descuidado nuestros países vecinos, con Perú y Bolivia tenemos una agenda del pasado que nos divide, pero también tenemos una agenda del futuro que nos une. Mayor integración económica, aprovechamiento conjunto de los recursos minerales e hídricos, integración energética, integración cultural y turística, eso nos va a integrar más con los vecinos y con América Latina y con Argentina también tenemos un gran potencial, a pesar que Chile fue muy débil en defender los intereses que se rompieron con el tratado gasífero que lamentablemente Argentina no cumplió, pero igual tenemos que profundizar las relaciones con nuestros países vecinos, porque también Chile quiere vivir en paz.

GU: ¿Cómo solucionaría usted el problema de la salida al mar de Bolivia, hablando de esta integración?

SP: En primer lugar, dándoles todas las facilidades portuarias necesarias para que su comercio exterior fluya en forma natural, segundo buscando mayor integración económica. Acabamos de llegar a un acuerdo con Bolivia de un tratado libre comercio, aprovechando los recursos compartidos integrándonos energéticamente, pero no cediendo soberanía porque Chile es respetuoso de sus tratados internacionales y con Bolivia no tenemos problemas de límites pendientes, quedaron todos resueltos en el tratado de Paz y Amistad del año 1904.

GU: Señora Michelle Bachelet

MB: Lo primero es que nosotros ya estamos pasos, no estamos partiendo de cero. Hemos consolidado y trabajado en lo que se llama la comunidad sudamericana de naciones y ahí Chile ha planteado una serie de alternativas. Los países vecinos tenemos distintos niveles, digamos, de tasas arancelarias y detalles de modelos económicos diferentes que permiten que muchas veces no logremos avanzar suficientemente a nivel comercial y arancelario o aduanero, por lo tanto junto con avanzar en esa línea, es fundamental avanzar con mucha más rapidez en las siguientes áreas: todo el aspecto de infraestructura, que es cómo desarrollar conductos gasíferos, lo vial, túneles que permitan que a través de Chile por ejemplo pase todo lo que refiere a Brasil hacia el Asia Pacífico, o Perú, Bolivia. Todo lo que es el ámbito anillo energético que va a permitir realmente que todos los países de América Latina contar con la energía suficiente, turismo cultural ecológico, ¿cómo enfrentamos pandemias? como por ejemplo la gripe aviar, conectándonos y tomando acuerdos e iniciativas en conjunto.

GU: Señora Bachelet, ¿cómo exigir a Argentina que cumpla con el pacto del gas y cómo resolver la carencia del gas en Chile?

MB: Lo primero es que nosotros hemos trabajado con Argentina, en base al diálogo, a la cooperación, tenemos una alianza estratégica con ellos que va más allá que el tema del gas y por lo tanto nuestra primera prioridad ha sido avanzar al máximo en logro del gas de acuerdo a las cantidades que ellos tienen ¿cómo lograr esto? diversificando fuentes, diversificando países con los cuales llegamos a acuerdo de gas y otros tipos de energía y claramente el anillo energético que estamos trabajando con los países de Sudamérica va a ser un aporte fundamental.

GU: Señor Lavín, ¿cuál es su posición y a cuál país le daría usted prioridad?

JL: Primero Glenda, hay una cosa que dijo Michelle que yo no quiero dejar pasar, tú dijiste Michelle que mi programa lo hacían los grandes empresarios, te quiero decir en primer lugar que esto no es así, segundo los grandes empresarios están felices con Ricardo Lagos, han ganado más plata que nunca, te diría que casi les da lo mismo que gane la elección presidencial tú o yo... yo estoy hablando aquí por los más pobres, por la clase media. Ayer estuve con un jubilado, 38 mil pesos de atención asistencial, paga arriendo 30 mil pesos, le quedan 8 mil pesos para comer, por esas personas, por las viviendas en mal estado, por eso yo estoy aquí, por los más pobres, la clase media. Digamos las cosas como son, mi prioridad política exterior: Argentina, Perú y Bolivia ¿por qué? porque se necesita trabajo, empleo para Chile, el gran problema de Chile es la cesantía, por la cesantía no suben los sueldos en este país. Yo le digo, vaya cualquier de ustedes mañana a pedirle un aumento de sueldo a su jefe, ¿qué le va a decir el jefe? el jefe le va a decir que no, porque sabe que hay una fila de 100 personas dispuestos a hacer la misma pega por menos plata. Bajemos la cesantía, que la integración con el exterior signifique más empleo, no destrucción de empleo.

GU: ¿A qué país le va a dar usted prioridad?

JL: A Argentina porque siento que hoy está fallando la relación con Argentina, en el gas y en la agricultura. Hoy día Argentina no está provocando desempleo en la agricultura, Novena Región, Décima Región, Séptima Región, Octava Región, ahí esta el problema.

CREENCIAS PERSONALES

CS: Quiero conectarlos con su lado más sentimental tal vez. Gobernar significa enfrentar y resolver problemas muy complejos, donde no solamente importa lo que el Presidente piensa, sino también lo que siente. Yo quiero saber ¿a qué se aferran, de dónde sacan sus fuerzas cuando tienen que enfrentar un momento complicado, la enfermedad de un ser querido, o tal vez tomar una decisión límite?.

SP: Yo he tenido muchas situaciones difíciles en mi vida y siempre he encontrado ese apoyo, esa orientación, esa ayuda espiritual en mi familia y cuando tengo problemas muy difíciles, además de conversar con mi mujer y con mis hijos, siempre me pregunto qué me habría dicho mi padre, qué me habría dicho mi madre, y además yo soy cristiano, creo en Dios y ahí también encuentro una orientación, una ayuda en los momentos más difíciles, pero al final el liderazgo consiste en eso, en tomar decisiones y para eso se requiere no solamente buenas intenciones, también capacidad, coraje para ser capaz de tomar decisiones que no siempre son fáciles. Chile va a enfrentar muchas dificultades en el futuro y requiere un Presidente que tenga ese liderazgo, esa capacidad y ese coraje para tomar la decisión correcta aunque a veces pueda ser dura y difícil, y yo siento que me he preparado toda mi vida para ejercer ese liderazgo.

CS: Señor Piñera, ¿nos puede dar un ejemplo de alguna decisión como la que usted está diciendo, donde ha tenido que aplicar el coraje en una situación límite en su vida política?.

SP: Por ejemplo, hace cuatro meses atrás me tocó tomar una decisión, asumir o no asumir esta candidatura presidencial, tenía dos opciones: dedicarme a vivir mi vida simplemente o tratar de cambiarle la vida a todos los demás. Lo hablé con mi mujer, lo hablé con mis hijos y recordé a mi padre, y tomé la decisión correcta y estoy muy contento de estar aquí para cambiarle la vida a millones y millones de chilenos que lo están pasando mal, que necesitan una ayuda, los pobres, la clase media, las mujeres, los discapacitados y tanta gente más que hoy día sufre en nuestro país.

CS: Responde ahora Joaquín Lavín.

JL: Yo me aferro Constanza a mi familia, especialmente a mi esposa, a mis hijos y muy especialmente a Dios, yo soy una persona de fe, tengo valores cristianos, más aún, me la voy a jugar por los valores cristianos en esta sociedad, por los valores de la familia. Siento que muchos de los problemas de Chile, la droga, el embarazo adolescente, la violencia intrafamiliar son por falta, por ausencia de valores cristianos, van a tener un Presidente que siempre va a tomar una decisión delante de Dios y pensando en él, y además un Presidente que no se va a equivocar, conmigo no va a haber aborto, ténganlo clarísimo, y conmigo, yo entiendo lo del condón, pero voy a hablar aquí como papá, y yo creo que los papás y mamás que me están viendo me van a entender, de la campaña del Sida, cuando aparece esa niñita con uniforme escolar con un condón, yo soy papá de hijas en edad escolar y no me gustaría, no me gustaría que mis hijas anduvieran con un condón en la mochila, no quiero esa sociedad, no quiero ese Chile.

CS: Señor Lavín, lo hemos oído hablar de Dios, de su fe, ¿qué ocurre cuando sus principios religiosos chocan con la voluntad de una mayoría siendo Presidente?

JL: No va haber ese problema Constanza, primero porque yo soy cristiano y el cristiano es esencialmente respetuoso, respetuoso y tolerante, tengo muy claro mi forma de practicar mi fe, yo pertenezco a un movimiento, que a veces lo digo, porque la gente tiende a discriminar, ’ah este es de tal cosa’, es mi forma particular de llegar a Dios, mucha gente, especialmente el pueblo evangélico, porque también se ha sentido discriminado en Chile, no hay problema, sé muy bien lo que es tomar decisiones como Presidente y voy a ser Presidente para todos, para los que tienen fe y para los que no tienen fe.

CS: Ahora es el turno de Tomás Hirsch.

TH: Yo a los 15 años, como tantos de ustedes, empecé a sentir indignación al ver tanta injusticia y tanta violencia alrededor y quería cambiar al mundo, y quería cambiar Chile, como tantos de ustedes. Nunca faltó el tío que decía ’ya se te va a pasar’, no se me pasó, como a tantos de ustedes. Creo que somos muchos los que nos indignamos ante el sufrimiento de otros, los que nos conmovemos. Cuando yo recorro Chile, cuando estoy en Calama y veo a esas mujeres que viven en una población en que hay una planta de tratamientos de aguas servidas ahí mismo, años luchando. En Arica niños contaminados con plomo, en Iquique y en Antofagasta las aguas contaminadas con arsénico, cuando veo en la cuenca del carbón cómo sufre esa gente que dio todo por el país, cuando veo la cesantía en San Antonio, yo me conmuevo, y a mí me da sentido en mi vida, como a tantos de ustedes, ayudar a otros, creo que eso es lo más valioso que tiene la vida, qué puedo hacer yo para que cuando me vaya de este mundo esté un poco mejor que cuando llegué. Por eso en su momento ayudé a construir la democracia en Chile, por eso en su momento ayudé a formar la Concertación y por eso también me retiré cuando ese proyecto perdió lo que era su esencia social y se convirtió en una verdadera sociedad anónima.

CS: Le pedimos una pregunta un poco más personal, a mí me gustaría saber de adentro, cuando le pasan cosas como nos pasan a todos nosotros, a qué se aferra, de dónde saca las fuerzas para tomar las decisiones que en su momento va a tener que tomar si llega a la Presidencia.

TH: Me aferro de la construcción que he ido haciendo en mi vida, me aferro de la gente más cercana, me aferro de sentimientos profundos que me conectan con lo sagrado, y lo sagrado yo lo veo en otros, me aferro de mis amigos, nos ayudamos mutuamente, me aferro de la gente con la cual hemos avanzado en una construcción de vida y de mundo, con humanistas, con la gente que hoy día estoy compartiendo este proyecto del Podemos. En realidad, yo siento que uno es uno con su gente, y así a veces yo los ayudo a ellos, y la mayoría de las veces ellos me ayudan mucho a mí.

CS: Es el turno ahora de Michelle Bachelet.

MB: Yo diría que lo más importante en mi vida ha sido lo que mi familia, mis padres me entregaron. Lo que me entregaron fue por un lado un sentido de que uno no era sola, que era parte de una comunidad, que era parte de un país y que uno no sólo se debía a una tarea individual, sino a una tarea de mejorar la vida de sus semejantes, y ese sentido yo lo llamaría como justicia, ese es como el valor que siempre me ha llevado hacia adelante, la justicia, la responsabilidad, el deber, pero también unido a otra característica, la audacia, la audacia no insensata, la audacia en el sentido de atreverse a pensar que somos seres humanos capaces de hacer más cosas. Yo diría que el compromiso con las cosas que hay que hacer, con la honestidad consigo misma, y por otro lado, lo otro que me da fuerza es la confianza que la gente ha colocado en mí, y eso me hace a mí sentirme que no puedo defraudarlos y por lo tanto si soy Presidenta, no los voy a defraudar.

CS: Señora Bachelet, ¿nos podría dar un ejemplo en que usted haya tenido que tomar una decisión clave bajo presión en su vida política?.

MB: Voy a dar un ejemplo, pero no voy a entrar en detalles porque usted va a entender por qué. Como ministra de Defensa tuve que tomar varias decisiones extraordinariamente duras y firmes, y las tomé siempre pensando en el interés del país, pensando en cómo efectivamente esa decisión podía realmente ir en beneficio de las grandes mayorías, porque yo quiero ser la Presidenta de todas y todos los chilenos.

SISTEMA DE PENSIONES

CS: Quiero preguntarles por la gran reforma que se ha anunciado por todas partes de los sistemas del Fondo de Pensiones. La mitad de los chilenos que hoy están afiliados a las AFP no pagaron el último mes su cotización. Estamos hablando de más de tres millones de personas. Esto grafica una tendencia y que va a significar que en un tiempo más, en unos años más, millones de chilenos no tengan plata para pagar su pensión. Yo quiero preguntarles concretamente ¿qué proyecto de ley van a mandar al Congreso para corregir esta falencia del sistema de pensiones?. Responde primero Joaquín Lavín.

JL: El sistema de AFP hoy día se está aplicando en otros países del mundo. Pero evidentemente requiere perfeccionamientos grandes. Lo primero. Hay mucha gente que no cotiza. Los trabajadores independientes. Que cuando ellos... démosle un incentivo. Que cuando ellos pongan plata en su libreta, el Estado les ponga otra parte. Un sistema mano a mano.
La mujer temporera. Hoy día no le alcanza para jubilar porque cotiza pocos meses en el año. Démosle la posibilidad que tenga una pensión gradual. Que su plata sirva. Que no se pierda.
La jubilación para la dueña de casa. Lo tengo en mi programa de gobierno, se puede hacer. Es absolutamente clave también y lo otro, no sólo hablemos de las pensiones a través del sistema de AFP. Hablemos también de los cientos de miles de pensionados del sistema antiguo. Esas personas están recibiendo hoy día pensiones miserables. Hay que reajustarlas. Hay que dar pensión asistencial a todos los que la requieren. La pensión asistencial en la mujer que no sea a los 65 años. Que sea en los 60. Los montepíos. Cuando una viu (da)... cuando una persona queda viuda por ejemplo, le bajan a la mitad la pensión que recibía el marido. Que reciba la pensión completa. Hay muchos cambios que hacer.

CS: Señor Lavín, usted habla de la jubilación para las dueñas de casa. Si hoy día ni siquiera es posible que los que están trabajando, que los que pagan su cotización, o los que están afiliados, tengan asegurada una pensión digna. ¿Cómo les vamos además a prometer a las dueñas de casa, que ni siquiera trabajan?

JL: La dueña de casa puede tener una jubilación. Si te encuentro razón en una cosa. La gran discriminación hoy día contra la mujer, no hemos hablado del tema de la mujer, es que falta trabajo para la mujer. Esa es la clave. Puede tener una jubilación. Con ayuda del Estado, y con ayuda de la propia negociación colectiva. Por ejemplo los sindicatos pueden negociar que la empresa deposite plata en la cuenta de las esposas de los trabajadores. Cosas de ese tipo.

CS: Es el turno ahora de Michelle Bachelet.

MB: El sistema de pensión está en crisis. El año 2030, si no lo reformamos, de cada dos chilenos, uno no va a tener derecho a pensión. Este sistema fue planteado bajo ciertos supuestos que no se han cumplido. La gente no está cotizando. O, si cotiza, tiene sueldos tan bajos que no logra juntar los fondos suficientes para tener ni siquiera la pensión mínima. Voy a mandar en el segundo semestre de mi próximo gobierno, un proyecto de ley que plantee, por un lado, un gran pilar solidario que permita hacerse cargo de todos aquellos, mujeres y hombres que trabajan, y no tienen derecho a pensión. Segundo. Un mantener la cotización individual, puesto que los chilenos estamos viviendo más años, y el Estado sólo no es capaz de resolverlo por sí mismo. Tercero, eliminar la discriminación de la mujer. Hoy día las mujeres, a igual fondo, tienen pensiones mucho más bajas, porque somos más longevas. La mujer... Esto no puede seguir pasando en nuestro país. Mujeres y hombres tienen que tener igual pensión.

CS: ¿O sea usted está proponiendo señora Bachelet, que los hombres subsidien a las mujeres?

MB: Lo que estoy proponiendo es que toda la sociedad se haga cargo de que los adultos mayores necesitan pensiones. Hombres y mujeres, sin duda. Pero también aprovecho de decir otro punto que no alcansé a señalar. Es que... y tiene que ver con una pregunta que ustedes hicieron antes. Tenemos que realmente garantizar una libre competencia en las AFP y eliminar esta tremenda concentración del poder que tienen, que implica abusos, alta rentabilidad y bajos beneficios y bajas pensiones para los chilenos.

CS: Responde ahora Tomás Hirsch.

TH: ¿Sabían ustedes que las AFP están mal para los que trabajan y cotizan? Los dueños de las AFP, sólo el año pasado ganaron, adivinen cuánto. 112 mil millones de pesos. 112 mil millones de pesos. ¿De dónde los ganaron? De la plata de usted, de usted, de usted que está en Castro, de usted que está en Punta Arenas, el de Arica. Cada uno le fue dando la plata para que ellos se hagan más ricos. ¿Qué pasó con su pensión? Bajó, bajó y siguió bajando. Y va a seguir bajando, lo siento mucho. Pero es así. Este modelo está creado para que ellos se enriquezcan cada día más. Tenemos que tomar una decisión juntos. No lo puedo hacer yo solo. Tenemos que tomar una decisión. El Estado tiene que volver a hacerse cargo. El Estado tiene que ser responsable de su gente. No los puede dejar abandonados. El Estado tiene que responder. La cotización tiene que volver a ser solidaria. Entre Estado; entre empleador, que no se hagan los frescos; y entre el trabajador que hoy día está poniendo todo el esfuerzo. Sólo de ese modo podemos hacer un programa de pensión digna. Por cierto hay que limitar las comisiones. La comisión que está cobrando hoy día la AFP es inaceptable. Es un abuso. Es un robo.

CS: Tiempo señor Hirsch. Usted ha propuesto volver al sistema estatal. Existía eso antes y no funcionaba.

TH: Yo no estoy proponiendo volver al sistema estatal. Me parece que es fundamental que los trabajadores administren sus fondos. Aquí se habla tanto de la propiedad privada. Se habla tanto de que cada uno tiene libertad. Pero lo único que tienen los trabajadores, cada uno de los que nos está mirando, son sus pocos ahorros, y eso no lo pueden administrar. ¿Por qué no? Si esos son sus derechos. Yo propongo que los trabajadores administren sus fondos, tengan representantes en el sistema previsional, y por supuesto el Estado y los empleadores deben ser solidarios y aportar en conjunto, porque los adultos mayores se merecen pensiones adecuadas.

CS: Es el turno ahora de Sebastián Piñera

SP: Bueno sin duda vamos hacia una crisis previsional que hay que enfrentar ahora y con mucho coraje. No podemos seguir siendo el país ingrato con nuestras abuelitas y abuelitos, que los tenemos abandonados en la pobreza, en la enfermedad, y muchas veces, la soledad. Y para eso vamos a tener que mejorar la pensión mínima y asistencial porque son miserables. 38 mil pesos. Quién puede vivir con eso. 78 mil pesos. Además mejorar los salarios y crear más empleos porque así van a haber más cotizaciones y mejores pensiones. Incorporar a los trabajadores independientes, dándoles la misma franquicia que hoy tienen los dependientes. Y la jubilación de la dueña de casa. Michelle cree que no es posible. Yo le quiero decir a la Michelle que es perfectamente posible. La dueña de casa cumple un rol fundamental. Pilar de la familia. Educación de los hijos. Formación. Y sin embargo, siendo un trabajo tan sacrificado y tan abnegado, sin horario, sin descanso, nadie le reconoce nada. Nosotros le vamos a dar una jubilación a la dueña de casa. Cuesta 120 millones de dólares al año. El Estado tiene hoy día un superávit de 3 mil millones y las mujeres dueñas de casa se lo merecen.

CS: Señor Piñera, ¿usted estaría dispuesto también a flexibilizar la pensión para los jóvenes y las mujeres, y que cargara una parte el Estado con ellas?

SP: Definitivamente. La jubilación de la dueña de casa se va a financiar con aportes de su marido, de sus hijos, en los casos medios, y con aportes del Estado en los casos de mayor pobreza. Pero también es fundamental bajar el costos de las AFP. Hoy día, por cada peso que un trabajador logra poner en su cuenta corriente, de ahorro para su pensión, paga 20 centavos en comisiones. Falta competencia. Está demasiado concentrada la industria. Necesitamos además abrir las oportunidades de inversión de las AFP para mejorar la rentabilidad.

MENSAJE FINAL

TH: Amigas y amigos de todo Chile, estoy ronco de tanta campaña. Yo estoy convencido que podemos construir un país mejor. Que podemos construir un país más justo, más democrático, con mayor respeto para todos. Un país en que cada uno pueda tener un trabajo digno, con un sueldo justo y con una pensión adecuada a lo que aportó al país por tantos años. Estoy convencido de que podemos combinar bien desarrollo, industrialización, con una verdadera protección al medio ambiente para garantizarle un buen país a nuestros hijos. Yo estoy mirando al futuro, pero recojo también lo mejor de nuestro pasado. Por supuesto también recojo la lucha, convicción, la coherencia de Gladys Marín. Recojo lo que fue el compromiso del gobierno de Salvador Allende. Recojo la poesía, la esperanza y los sueños de Pablo Neruda. Nosotros podemos construir un mejor país para todos. Juntos, todos nosotros lo podemos hacer.

MB: Muchas veces la gente se sorprende porque yo no soy una candidata tradicional. No soy de esas personas que andan recorriendo Chile, presentando soluciones o compromisos que luego no se van a poder cumplir y por eso he sido muy seria y muy poco demagógica, y he señalado qué cosas creo que se pueden hacer y qué cosas no se pueden hacer.
Tal vez porque yo soy médico, que tengo una mirada distinta, una manera de mirar distinta y de hacer las cosas. Creo que quienes somos electos por voto popular, nos debemos a cada una de las mujeres y hombres de Chile. Pero lamentablemente eso no siempre ocurre. Yo quiero representar a aquellos que no tienen voz, que no pueden dar su opinión por la televisión, en la radio, en los diarios. A aquellos que no pueden contratar grandes abogados, aquellos que no tienen cuñas en el gobierno, en el parlamento, en los partidos de poder, pero también a aquellos que se esfuerzan: que quieren tener casa propia, que quieren tener una carrera universitaria, que quieren emprender algo innovador, a aquellos que quieren vivir mejor y ser más. Para eso, yo quiero su apoyo, muchas gracias.

SP: Yo soy hijo de un funcionario público y de una dueña de casa. Nos dejaron valores sólidos, buena educación, nada material. Nos casamos muy jóvenes con Cecilia y, al igual que muchos de ustedes, los que vivimos la aventura de la vida, la crianza de nuestros hijos. El año 88 yo estaba convencido de que Chile necesitaba un gran salto hacia la libertad y hacia la democracia. Ahora estoy convencido de que Chile necesita otro gran salto hacia un mayor desarrollo y hacia una mayor justicia social. Y se puede, pero no con piloto automático ni con más de lo mismo. Los problemas de desempleo, delincuencia, la mala salud y la mala educación han estado ahí y la Concertación no ha sido capaz de resolverlos. Yo pienso que me he preparado toda mi vida, como hombre de familia, profesor, empresario y senador para enfrentar este desafío. Y les pido a ustedes el apoyo y la oportunidad para que con la ayuda de Dios podamos crear un país más libre, más justo, más próspero, más alegre, más humano, más cariñoso, con más cultura, con más deporte.

JL: Hace seis años yo estuve a punto de ganar la elección presidencial. Fue voto a voto. Seguí en el servicio público, contra toda la adversidad, porque a mí me critican por todo, por lo que hago y por lo que no hago. Pero no me van a callar. Y no me van a callar porque en estos seis años, el cambio social, el cambio verdadero en la vida de la gente no llegó. El doble de delincuencia, la misma cesantía, más desigualdad social. Estoy convencido de que yo puedo hacer ese cambio en la vida de los chilenos, ponerle alas, darle oportunidades de surgir, poner a los más pobres y a la clase media en un verdadero ascensor social que nos tire para arriba. Mi compromiso: no va a haber presidente de Chile con más mano dura frente a la delincuencia que yo. No va a haber presidente de Chile que se la juegue más en conseguirle trabajo a la gente que yo. Lo único que les pido a los chilenos el 11 de diciembre es una oportunidad, que haya una segunda vuelta Michelle Bachelet, Joaquín Lavín. Ahí los quiero ver. Dios nos va a ayudar, nos va a ir bien. No los voy a defraudar.

blog comments powered by Disqus
Inicio | Noticias | En acción | Principios | El Movimiento | El Mensaje | Materiales | Quienes somos | Reflexiones
| | Mapa del sitio | Correo
Desarrollado por Atarraya: tejedores de saber social