Reflexiones acerca de una experiencia sorprendente: EL RETIRO DE LA FUERZA.

Sábado 9 de abril de 2005, por José Baquero

JPEG - 82.7 KB
Retiro de la Fuerza

El participar en el Retiro de la Fuerza tenia un propósito y unas expectativas muy claras pero realmente fueron muy interesantes las confrontaciones, descubrimientos y lo que la experiencia desencadeno al interior de ese ser humano que había perdido contacto con el mismo.

• Soy más que materia física, soy mas que un cuerpo que ocupa un espacio, soy un conjunto de sensaciones, emociones, sentimientos que se traducen en la energía que circula y que le da forma a ese espacio físico donde convergen. Con esa energía me muevo y se manifiesta en cada una de las acciones que realizo, que por lo general esta fragmentada y es tiempo de reorganizarla para encontrar una estabilidad mitigando el cansancio y la intranquilidad.

• Poder activar nuevamente esa capacidad de hacer cosas por otros te reconforta y te conecta contigo mismo.

• Cuando se subestima a alguien se puede correr el riesgo de perder la oportunidad de conocer sus potencialidades y habilidades y lo más significativo es que de una u otra forma puedo aportar en maximizar esas capacidades.

• Encontrar un punto de equilibrio, de reflexión entre lo que descubro y a lo que temo genera en mi una claridad, despeja el camino hacia lo que visiono.

• Todo esta en mí.
Mis acciones solo dependen de lo que yo haga o deje de hacer, y es así que no debo buscar culpables por lo que me sucede, soy dueño de mi destino, de mis proyectos y es tiempo de direccionarlos hacia un sentido coherente; no hacia uno incoherente, contradictorio o aquel que justifique mis propósitos inmediatos, pues en la medida en que estas direcciones falsas empiecen a flaquear bien sea por desilusiones, fracasos, decepciones u otras situaciones, seria volver nuevamente atrás, caer en la desorientación y probablemente sin cuestionarme, ni reflexionar hacia la búsqueda e integración de salidas acertadas que direccionen ese sentido de unidad y coherencia.
• Aceptarme como soy, como siento, como pienso, como percibo al mundo y aceptarme como pieza fundamental en el es reconocer ese ser interno, es empezar a tratarlo bien es empezar a agradecerle.

• No puedo tratar de retener ni pretender ser el poseedor absoluto de algo o de alguien, en la media en que entienda que debo dar soltura y no amarrar ni amarrarme a mis deseos, conveniencias, propósitos iré ganando flexibilidad interna. Es así que no debo imponer mi paisaje interno, no puedo colocar en los hombros de otros mis cargas, mis intenciones si es que vamos en sentidos opuestos; pero si puedo buscar la construcción, la proyección de un paisaje sin imposiciones y si de liberación sustentado con imagines claras que direccionan nuestras intenciones hacia la búsqueda de lo que nos permitirá encontrar la felicidad.

• Controlar las emociones y sensaciones producto de mi paisaje externo y que afectan directamente al interno me generan un ámbito de serenidad, de paz en donde puedo cuestionarme amablemente de lo que me sucede y así encontrar las respuestas que solamente están en mí.

• Sentirme seguro de lo quiero, de lo que siento y de lo que proyecto debe partir de una construcción personal y no fundamentada en lo que otros quieren construir para mi.

Tras todo descubrimiento siempre se generan ciertos temores y es así como me pregunto, ¿como hago ahora para integrar todo esto que encontré? de repente surge el temor de quedarse solo en la teoría, en el papel y no ponerlo en practica en no emprender la ardua tarea de integrar todo esto a tu vida y mas aun cuando eres conciente de que un cambio se avecina, esta ahí y que dio sus primeros pasos desde el momento en que decidiste acomodar nuevamente tu habitación interna, desde el preciso momento en que empecé a descubrir la necesidad de querer ese cambio. Es importante mencionar que esa necesidad no surgió de la nada pues viene dada del cansancio que deja el seguir avanzando hacia algo vacío hacia el sin sentido y el empezar a incorporar todo cuesta y muchas veces sientes el cansancio, sientes el abismo nuevamente como un imán que te atrae y temes al sufrimiento a traicionarte con lo que has descubierto pero si soy conciente de que ese nuevo cambio trae consigo ciertas dificultades y muchas resistencias y comprendo que solo integrándolas a mi proceso podré saltar ese cansancio y ese sufrimiento para convertirlo en fortaleza ya nada podra determe...

De igual modo es importante para mí reconocer y valorar a las personas que te pueden orientar en la adaptación de ese nuevo camino de liberación y que te guían hacia ese futuro luminoso...que te ayudan a caer de comprensión en comprensión... y termino mi reflexión compartiendo con ustedes este pequeño mensaje:

«SOMOS COMO AVES LIBRES QUE CADA DIA PROFUNDIZAMOS EN NOSOTROS MISMOS CON NUESTRAS VIVENCIAS Y VAMOS DANDOLES ALAS A OTROS PARA QUE ASI PROFUNDICEN EN ELLOS TAMBIEN Y LUEGO PODAMOS ENCONTRARNOS...»

Mucha Paz, Fuerza y alegría para todos.

Edilberto José Ayala.

BOGOTA, Marzo de 2005

blog comments powered by Disqus
Inicio | Noticias | En acción | Principios | El Movimiento | El Mensaje | Materiales | Quienes somos | Reflexiones
| | Mapa del sitio | Correo
Desarrollado por Atarraya: tejedores de saber social